sábado, 21 de marzo de 2009

ACCIÓN GEOLÓGICA DEL VIENTO




El viento es un agente de erosión y su acción, particularmente en zonas de climas áridos, semiáridos y desérticos, es responsable del transporte y deposición de grandes volúmenes de sedimentos con desarrollo de un paisaje eólico típico. Es capaz de transportar enormes cantidades de fragmentos sueltos, de arena y polvo, para depositarlos a grandes distancias. Sin embargo, su habilidad para erodar roca sólida es limitada.

Dos tipos de acciones erosivas:


Deflación: cuando el viento levanta, arrastra y dispersa granos de arena y partículas de polvo sueltos sobre la superficie rocosa.
La deflación es el proceso por el cual el viento levanta, arrastra y dispersa los fragmentos de rocas meteorizadas del suelo, tales como los limos (partículas de entre dos y veinte micrómetros), así como arenas y arcillas de tamaño adecuado para ser transportados por el viento. Dichos fragmentos, además de producir corrosión sobre otras rocas desgastándolas, se imprimen abrasión a sí mismas en su desplazamiento cuando chocan con la superficie de otras rocas; cuando éstas son de consistencia heterogénea la erosión avanza más rápidamente en las zonas más blandas, produciendo lo que se denomina superficie alveolar.
El desplazamiento se realiza de forma similar a como ocurre en las corrientes fluviales, es decir en función del tamaño y peso. Este movimiento puede ser por reptación, consistente en el deslizamiento o arrastre a nivel de suelo; saltación o acción de saltar los fragmentos por encima de diferentes obstáculos, y cuyo ejemplo podemos observarlo en las conocidas ondulaciones o rizaduras de arena (ripple-marks) que se forman en las playas y arenales; y suspensión o acción de quedar los fragmentos suspendidos en el aire en forma de finas partículas. Por su parte, los fragmentos de mayor tamaño que no pueden ser barridos por el viento, quedan aislados y acumulados en el lugar.

Abrasión: cuando el viento arrastra arena y polvo contra las rocas, y es capaz de desgastarlas por el roce y choque de las partículas.
La corrosión es la abrasión sufrida por las rocas al ser friccionadas por los impactos de las partículas arenosas que son transportadas por el viento. Cuando estas partículas golpean las rocas sufren a su vez una transformación, tomando un aspecto redondeado.
Si las rocas son blandas se produce lo que se denomina erosión alveolar o diferencial, es decir, presentan alveolos u oquedades resultado de los golpes repetitivos que las partículas arenosas imprimen en determinados puntos de la superficie. Cuando las rocas son deleznables, o sea, fáciles de romper, disgregar o deshacer, entonces se pueden llegar a formar depresiones o corredores muy profundos.
Cuando la corrosión ocurre sobre rocas homogéneas y compactas las superficies van siendo pulimentadas, resultando efectos con una tonalidad característica denominada pátina, muy evidente en zonas desérticas. Igualmente, los fragmentos impactantes adquieren formas de facetas (poliédricas).

Cuando el viento pierde fuerza va depositando los materiales transportados de forma gradual, lo que habitualmente da lugar a la acumulación de partículas de similar tamaño y peso. Ejemplo de este fenómeno son las dunas y arenales y los llamados loess. Los loess (o Loes, de la localidad alemana de Löss) es material de origen periglaciar, sedimentario arcilloso de color amarillento (limo o polvo muy fino); no presenta estratificaciones y absorbe el agua de lluvia sin producir manantiales. Se encuentra en los valles del Rin y del Mississippi, presentando espesores de entre 5 y 19 m., pero la zona típica de loes es el norte de China, donde cubre unos 600.000 kilómetros cuadrados de superficie y puede alcanza los 100 m. de espesor. Las praderas americanas y pampas argentinas se levantan sobre este tipo de suelo, y se han demostrado como de gran fertilidad cuando se utilizan como suelos agrícolas.

Depósitos eólicos

Características:

Estratificación cruzada a gran escala.
Gran variación de paleocorrientes.
Tamaño de grano fino a medio.
Buena selección y redondez.
Asimetría positiva.
Cargas de tracción, saltación y suspensión bien destacadas.
Mineralogía: escasez de mica.

Dentro de los depósitos más comunes originados por la acción eólica:

Dunas: deposito producido por un obstáculo en el y transporte de arena por vientos de dirección constante.
Por su parte, las dunas formadas por el efecto de la corrosión pueden ser fijas o móviles, y a su vez mostrarse unidas o aisladas. Las dunas móviles son montículos de arenas que en los desiertos y playas son movidos por el viento de grano en grano para formar series paralelas de montículos. Las más características son los denominados médanos, medaños o barjanes, con forma de media luna y que avanzan con los brazos por delante.

Los grandes campos de dunas como los que se pueden observar en el desierto del Sahara opuesto a las hamadas o regiones pedregosas, se denominan erg. Éstos se presentan en conjuntos longitudinales y paralelos a la dirección del viento. Cuando el viento va levantando (excavando) la arena que se encuentra en medio de estas alineaciones, se forman pasillos o corredores denominados feidj. Cuando esta excavación logra alcanzar el sustrato se denomina gassi.

Zona de barlovento: el material, por saltación, se acumula (zona de aporte).
Zona de sotavento: el material cae por encima de la cresta.
Pendiente tendida a barlovento (~10º), fuerte a sotavento (~30º).
Viento constante: proceso continuo duna avanza.
Una duna en crecimiento puede desplazarse hasta 30 metros por año.

Partes de la duna: flanco de deflación (barlovento), cuesta de transporte, frente de avance (sotavento).

Tipos:
Transversales: viento constante, espesores uniformes de arena. Tipo básico de duna.
Barjanes: media luna, avanzan los más extremos (por ser la cubierta de arena irregular). Viento constante.
Parabólica: forma U, con concavidad contra el viento. Se dan cuando los flancos quedan atrasados, por un obstáculo; por ejemplo. La parte central avanza más.
Longitudinales: origen controvertido. Por ejemplo, cambio de dirección sobre un barján, que se estira, vientos de dos direcciones oblicuas.
En estrella, en domo: vientos no constantes que arremolinan arenas, dunas degradadas.

Las dunas fueron divididas por McKee (1979) de acuerdo a su relación que guarda su cresta con la dirección de vientos predominantes.

Un erg es un término que designa a una amplia región de dunas, presente en numerosos lugares desérticos. (ejm. Ergs del desierto del Sahara).
Loess: grandes cantidades de polvo-partículas de cuarzo, con tamaños limo en un 60-80% son levantadas por deflación en áreas desérticas, semiáridas o periglaciares, y depositadas en áreas adyacentes.
· Estructuras no estratificadas.
· Frecuentes incrustaciones de carbonatos cálcicos, tubificaciones por arrastre interno, restos de raíces, etc.
· Estructuras frágiles, colapsables, suceptibles de erosion hídirca.
· Colores amarillentos (limonitas) o grisáceos (por ejemplo, los yesíferos).

Subambientes y procesos
Sand-sheets

· Amplias superficies sometidas a vientos de altas velocidades.
· Laminación horizontal con gradación inversa.
· Intercalación de arena (deposición) y grava fina (deflación).
· Márgenes de ergs (suministros de arena fina escasos).
· Facies transicional entre dunas eólicas y depósitos no eólicos
· Pequeñas dunas, remanentes de ondulitas eólicas, depósitos superficiales de roca, superficies de erosion interna de bajo angulo y laminación de ondulitas ascendientes.

Áreas interdunas
Áreas rodeadas por dunas y sand sheets.
Huellas de exposición subaérea (marcas de gotas de lluvia, grietas de secamiento, huellas de vertebrados, estructuras de raíces).

Superficies de deflación:
Completamente libres de sedimento o contenido guijarros, grava y arena gruesa.
Laminación horizontal con ondulitas eólicas de adhesión donde la deflación alcanza el nivel freático.

Superficies deposicionales:
Intercalación de gravas y capas de ondulitas eólicas, superficies de erosión, capas horizontales con gradación normal e inversa y bioturbación.
Sabkhas interiores o lagos de playa
Se desarrollan en áreas de interduna en regiones calientes y secas.
Lagos de alta salinidad, sacos la mayor parte del año.
Desarrolla capas finas de yeso, anhidrita y halita.
Laminación ondulosa, estructuras tepee, grietas de secamiento, gypsum rossettes, ondulitas de adhesión, diques sedimentarios.

VENTIFACTOS
La accione abrasiva del viento cargado de partículas o gránulos, impulsados y proyectados contra los obstáculos, origina unos elementos morfológicos y comúnmente denominados ventifactos; los más frecuentes son:

Pulidos: superficies rocosas muy uniformes (sin contrastes micromorfológicos), resultado de una acción abrasiva continua y generalizada; tiene ciertas semejanzas con pulidos glaciares. Sin ser propios de litologías específicas, que presenten un grado mínimo de compactación y coherencia, son incompatibles con la descamación, exfoliación o fragmentación, ya que esos fenómenos impieden su desarrollo al renovar continuamente la superficie expuesta a la abrasión.

El viento erosiona mediante el impacto de los granos de arena que lleva en suspensión. Las partículas suspendidas en el viento, al ser lanzadas una y otra vez sobre las rocas van gastando sus superficie a la vez que ellas se desgastan.Cuando la roca afectada posee minerales de diferente resistencia se pueden producir superficies alveoladas, escalonadas o con tuneles.

AGENTES METEOROLÓGICOS
Los agentes meteorológicos más importantes que influyen sobre nuestro organismo son: la temperatura, la humedad, el viento, la presión atmosférica, la radiación solar, los contaminantes del aire y la electricidad atmosférica. Ninguno de ellos actúa de forma aislada, sino que todos trabajan inter-relacionados entre sí, constituyendo lo que denominamos "Tiempo".

TEMPERATURA
La temperatura es la medida del el grado de calor de una sustancia, es decir, su nivel de energía calorífica. Se mide usando una escala arbitraria a partir del cero absoluto, donde las moléculas teóricamente dejan de moverse. Es también el grado de calor y de frío. La energía calorífica es la manifestación de la energía cinética de las partículas, átomos y moléculas, de que está compuesto el cuerpo en cuestión. Cuando se comunica energía calorífica de un cuerpo a otro, se emplea cierta cantidad de calor en efectuar un trabajo, normalmente de dilatación, y el resto en incrementar su temperatura, esta última componente relacionada directamente con aumentar la energía cinética, ya sea de traslación o de vibración, de los átomos y moléculas que lo componen. La temperatura una magnitud con la que no es posible utilizar un patrón como unidad de medida. Por esta razón la medición de temperaturas se basa en la evaluación de otro tipo de magnitudes físicas cuando ganan o pierden energía calorífica, tales como el incremento o disminución de volumen o presión, la resistencia eléctrica de los metales conductores, la tensión de contacto de dos metales distintos o la susceptibilidad magnética de ciertas sales paramagnéticas.La energía calorífica se transmite desde los cuerpos fríos a los calientes hasta que se alcanza un estado de equilibrio y cesa la transmisión. Tomando como valor cero la temperatura del deshielo y como 100 la temperatura del agua en ebullición se establece la escala centígrada o Celsius. Fahrenheit adoptó como cero la temperatura fundente de una mezcla de agua y sal amoníaco y como 212 la temperatura del agua en ebullición.La conferencia general de pesos y medidas de 1954 decidió, de forma arbitraria, tomar como punto fijo el llamado punto triple del agua, aquel en el que coexiste en sus tres estados, sólido, líquido y vapor, y asignar arbitrariamente el valor de 273,15 a su temperatura. La unidad así formada se llama Kelvin y, en ella, no existen temperaturas negativas.

HUMEDAD ATMOSFÉRICA
La humedad atmosférica es la cantidad de vapor de agua existente en el aire. Depende de la temperatura, de forma que resulta mucho más elevada en las masas de aire caliente que en las de aire frío. Se mide mediante un aparato denominado higrómetro, y se expresa mediante los conceptos de humedad absoluta, específica, o relativa del aire. La humedad absoluta es la masa total de agua existente en el aire por unidad de volumen, y se expresa en gramos por metro cúbico de aire. La humedad atmosférica terrestre presenta grandes fluctuaciones temporales y espaciales.La humedad específica mide la masa de agua que se encuentra en estado gaseoso en un kilogramo de aire húmedo, y se expresa en gramos por kilogramo de aire. La humedad relativa del aire es la relación porcentual entre la cantidad de vapor de agua real que existe en la atmósfera y la máxima que podría contener a idéntica temperatura. La fuente principal de la humedad del aire es la superficie de los océanos, de donde se evapora el agua de forma constante. Pero también contribuyen a su formación los lagos, glaciares, ríos, superficies nevadas, la evapotranspiración del suelo, las plantas y los animales. La humedad absoluta y la específica aumentan paralelamente a la temperatura, mientras que la variación de la humedad relativa es inversamente proporcional a la temperatura, al menos en las capas bajas de la atmósfera, donde su valor mínimo corresponde a las horas de mayor calor, y el máximo a las madrugadas.Como la atmósfera en sus capas altas está estratificada, la temperatura y la humedad no son las mismas de una capa a otra y la humedad relativa varía bruscamente.

VIENTO
El viento es el movimiento del aire que fluye respecto de la superficie de la tierra. Generalmente se usa para referirse a su movimiento horizontal. Genéricamente, se llama viento al movimiento de los gases que rodean un planeta o cuerpo astronómico. Hay cuatro aspectos del viento que se miden: dirección, velocidad, tipo (ráfagas y rachas) y cambios. Los cambios superficiales se miden con veletas y anemómetros, mientras que los de gran altitud se detectan con globos o sondas.En la Tierra, las variaciones en la distribución de presión y temperatura se deben, en gran medida, a la distribución desigual del calentamiento solar, junto a las diferentes propiedades térmicas de las superficies terrestres y oceánicas. Cuando las temperaturas de regiones adyacentes difieren, el aire más caliente tiende a ascender y a soplar sobre el aire más frío y, por tanto, más pesado. Los vientos generados de esta forma suelen quedar muy perturbados por la rotación de la Tierra. Los vientos pueden clasificarse en cuatro clases principales: dominantes, estacionales, locales y, por último, ciclónicos y anticiclónicos. Los marinos y los meteorólogos utilizan la escala de Beaufort para indicar la velocidad del viento. Fue diseñada en 1805 por el hidrógrafo irlandés Francis Beaufort. Sus denominaciones originales fueron modificadas más tarde. Los avisos de estados peligrosos para las pequeñas embarcaciones se suelen emitir para vientos de fuerza 6 en esta escala.

Presión
Desde un punto de vista físico, la presión es la relación entre una fuerza actuando sobre una superficie y el área de la propia superficie.La presion atmosférica de un planeta es, a un determinado nivel, el peso ejercido sobre la unidad de superficie de la columna a gas que está por encima de la propia superficie.La presión suele medirse en atmósferas (atm); en el Sistema Internacional de unidades (SI), la presión se expresa en newtons por metro cuadrado; un newton por metro cuadrado es un pascal (Pa). La atmósfera se define como 101.325 Pa, y equivale a 760 mm de mercurio en un barómetro convencional.
Radiación
Es un flujo de partículas o de fotones. Los fotones son paquetes de energía que constituyen la radiación electromagnética, viajan a la velocidad de la luz. Podemos conocer las propiedades físicas del universo gracias a las radiaciones que emiten los cuerpos .El término también se emplea para las propias ondas o partículas. Las ondas y las partículas tienen muchas características comunes; no obstante, la radiación suele producirse predominantemente en una de las dos formas. La radiación de partículas también puede ser ionizante si tiene suficiente energía. Algunos ejemplos de radiación de partículas son los rayos cósmicos, los rayos alfa o los rayos beta. Los rayos cósmicos son chorros de núcleos cargados positivamente, en su mayoría núcleos de hidrógeno (protones). Los rayos cósmicos también pueden estar formados por electrones, rayos gamma, piones y muones. La radiación ionizante tiene propiedades penetrantes, importantes en el estudio y utilización de materiales radiactivos. Los rayos alfa de origen natural son frenados por un par de hojas de papel o unos guantes de goma. Los rayos beta son detenidos por unos pocos centímetros de madera. Los rayos gamma y los rayos X, según sus energías, exigen un blindaje grueso de material pesado como hierro, plomo u hormigón.

CONTAMINANTES DEL AIRE
Desde el descubrimiento del fuego el hombre ha contaminado la atmósfera con gases perniciosos y polvo. Cuando se empezó a utilizar el carbón como combustible en el siglo XIX este problema comenzó a ser una preocupación general. El aumento de consumo de los combustibles por la industria, por las grandes concentraciones humanas en las áreas urbanas y por la aparición del motor de explosión, ha empeorado el problema año tras año, debemos tener en cuanta que la principal causa de contaminación atmosférica es la producida por los motores de gasolina.
Cualquier sustancia que añadida a la atmósfera produzca un efecto apreciable sobre las personas o el medio puede ser clasificado de contaminante, así pues las partículas en suspensión o las especies radiactivas producida en los ensayos nucleares están también incluidas.

CONTAMINANTES GASEOSOS
Los contaminantes gaseosos son, sin duda los que han merecido un estudio en profundidad. Existen infinidad de gases que se liberan a la atmósfera y que pueden ser calificados como contaminantes. Estos gases se pueden clasificar como derivados de sus elementos más característicos, así pues tenemos compuestos derivados del carbono, azufre, nitrógeno etc.

La erosión del viento
Comparado con el agua, el viento resulta un agente erosivo menos intenso, pero en las regiones secas adquiere una importancia muy especial. En estas zonas áridas el viento ha formado los desiertos, que constituyen una superficie muy extensa a lo largo y ancho de la Tierra. El viento constante forma estructuras tan conocidas como las dunas, pero también produce otras formas muy particulares y, a veces, espectaculares, en las rocas de las regiones donde actua con mayor intensidad.
La acción erosiva del viento
El viento, por sí mismo, no tiene suficiente fuerza para producir efectos de meteorización. Lo que sí puede hacer es transportar partículas que, cuando chocan con el terreno, lo van desgastando. Este tipo de erosión suele ser lento y, para que se produzca, el territorio debe estar desnudo, ya que la vegetación disminuye o anula el efecto. La erosión eólica se produce, pues, en zonas áridas, como los desiertos y la alta montaña. Estos tienen además otra característica imprescindible: las grandes diferencias de temperaturas. Esto hace que la roca se rompa y la erosión eólica pueda actuar con mayor eficacia. La corrosión es la abrasión sufrida por las rocas al ser friccionadas por los impactos de las partículas arenosas que son transportadas por el viento. Cuando estas partículas golpean las rocas sufren a su vez una transformación, tomando un aspecto redondeado. Cuando el viento pierde fuerza va depositando los materiales transportados de forma gradual, lo que habitualmente da lugar a la acumulación de partículas de similar tamaño y peso.

TRANSPORTE
El viento es un agente muy eficaz de transporte de arenas y polvos. Su competencia se reduce, pues, a partículas de pequeño tamaño. Los desplazamientos se realizan por saltación o rodamiento y suspensión.
La saltación es el modo de transporte básico, sobre todo para las arenas. La altura de las trayectorias no supera el metro y medio, ni su longitud los dos metros. Dependiendo de la velocidad del viento desplaza partículas de entre 0,2 y 0,5 milímetros.
El rodamiento afecta a partículas de entre 0,5 y 10 milímetros que el viento no es capaz de levantar pero que sí mueve por la superficie. En realidad la mayor parte del trabajo no lo realiza el aire directamente sino los choques de los granos desplazados por saltación, que al caer empujan partículas más grandes.
La suspensión afecta a partículas inferiores a 0,2 milímetros, arenas muy finas y polvo. Se mantienen en el aire porque las corrientes ascendentes son más fuertes que la gravedad. Son elevadas a varios metros de altura y acaban por caer lentamente. En ocasiones pueden estar en suspensión durante años y ser transportadas a miles de kilómetros, aunque estas partículas deben de tener un calibre inferior a los 0,05 mm.
La movilización de las arenas y los polvos no se produce más que a partir de una velocidad del viento crítica, que depende del calibre y la densidad de la carga. Afecta primero a las partículas de menor tamaño para ir movilizando, progresivamente, las más grandes.
El espesor del flujo eólico es muy grande por lo que se distinguen, en realidad, dos flujos superpuestos, un flujo superior, más rápido, lineal y que desplaza carga de pequeño calibre (limos y arcillas); y un flujo inferior, más lento y turbulento, que desplaza una carga de mayor calibre (arenas).
El transporte en altura está alimentado por las turbulencias ascendentes que aspiran las partículas superficiales, y las mantienen en suspensión. En ocasiones el material transportado es muy notable y a distancias muy largas, como ocurre en las tormentas de arena, que en realidad es polvo en suspensión.
El transporte a ras de suelo resulta de la acción directa del viento, sobre las partículas más pesadas, que no puede levantar. Los desplazamientos son cortos y se realizan por saltación o rodamiento, y más raramente por suspensión. Esta forma de transporte es muy lenta, ya que normalmente el viento no sopla con suficiente fuerza.

LOES
Loes o Loess, depósito o sedimento de grano fino, de tonos amarillos u ocres, transportado por el viento generalmente en zonas de cierta altitud y periféricas a antiguos casquetes glaciares.

DUNA
Una es una acumulación de arena, en los desiertos o el litoral, generada por el viento, por lo que las dunas poseen unas capas suaves y uniformes. Pueden ser producidas por cambios en el viento o por variaciones en la cantidad de arena. La granulometría de la arena que forma las dunas, también llamada arena eólica, esta muy concentrada en torno a 0,2 mm de diámetro de sus partículas.
Cuando el viento tiene una dirección dominante, las dunas adquieren la forma de una C con la parte convexa en contra del viento dominante. Estas dunas generalmente avanzan, se mueven, empujadas por el viento. La velocidad de avance de las dunas es inversamente proporcional a su tamaño, así, las dunas más pequeñas alcanzan a las mayores, con las que se van fusionando y aumentando de tamaño. Cuando la duna alcanza un tamaño significativo, más de 4 a 6 m, comienza a desprenderse mayor cantidad de material por las dos puntas de la C, dando origen a nuevas dunas pequeñas, las que al ser más veloces que las grandes, se van alejando de la duna madre. Este fenómeno de movimiento de dunas, se observa con mucha claridad en el desierto de Sechura, en el norte de Perú.
El movimiento de las dunas puede causar serios problemas, como: la invasión de terrenos cultivados, obstrucción y ocultación de carreteras y vías de comunicación, invasión de áreas pobladas. Para evitar estos problemas existen varios procedimientos para limitar el avance de las dunas, entre ellos; sembrar plantas que requieren poca agua para subsistir, retirada de la humedad atmosférica; rociar en la parte convexa de la duna materiales aglutinantes, como puede ser petróleo, o aceites industriales usados.

DESIERTOS
Los desiertos evocan tierras áridas y deshabitadas donde el fenómeno de la vida resulta muy complicado. Pero la verdad es que se trata de ecosistemas con flora y fauna que cubren poco más de la quinta parte de la superficie terrestre del planeta.
"El desierto es una tierra de extremos" recuerda el sitio web de Desert Topics. Uno de ellos es el brusco cambio de temperaturas entre los días más calurosos y las noches frías. Aunque sobretodo son radicales en el sistema de lluvias: estas brillan por su ausencia.
La sequedad es la característica principal de un desierto. Son lugares áridos, independientemente de que sean calurosos o fríos, de que estén dominados por montañas o planicies, por piedras o arena. La arena, por cierto, está íntimamente asociada a la idea del desierto, pero apenas cubre 20 por ciento de los territorios que están clasificados como tales.
Las plantas y animales que viven en los desiertos son muy numerosos. Sin embargo, tienen una característica común: tienen la habilidad de sobrevivir con poca agua. Esto significa que tienen una capacidad especial para encontrar y almacenar líquidos, y poseen mecanismos biológicos para evitar su pérdida o evaporación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada