viernes, 20 de marzo de 2009

RECURSOS MINEROS



Los Minerales se llevan explotando desde la Edad de los Metales hasta ahora. Esto nos ha proporcionado desde antaño las materias primas necesarias hasta llegar a la actualidad.
El cobre, hierro, aluminio, oro, plata... rara vez se encuentran en la naturaleza de forma pura y siempre están unidos con otros elementos como el oxígeno, azufre o carbono de esta manera se forman los minerales. Un ejemplo claro es el cinabrio compuesto por azufre y mercurio
El Origen de los minerales es muy variado. La gran mayoría de ellos tiene que ver con los fluidos que existen en los magmas que hay en la corteza terrestre. Estos fluidos transportan el hierro, oro y plata y al llegar cerca de la superficie, los fluidos se enfrian y hacen precipitar los elementos en forma de minerales.

Todas las minas tienen una mala prensa ya que para extraer el preciado mineral hay que extraer mucha roca y produce siempre un gran impacto ambiental.
Hay dos tipos de minería: exterior (a cielo abierto) e interior (en minas).
Las minas de exterior o a cielo abierto se realizan con pesada maquinaria que extrae el mineral mediante grande excavador y volquetes. Suele haber voladuras en estas minas para extraer el material. Estas minas generan un gran impacto visual así como ruido y molesto polvo.
Las minas de interior, se realiza mediante excavación de galerias en la roca. Aunque parece que el impacto visual es nulo, la cantidad de material extraído hay que almacenarlo. De esta manera, se generan grandes escombreras exteriores que muchas veces no son eliminadas. Además el abandono de las minas suele producir el hundimiento de las galerias y puede afectar a las edificaciones cercanas.
Este tipo de minería más conocida es el que estamos acostumbrados a ver en numerosas películas En general, todas las minas de interior suelen ser bastante costosas además del riesgo para las personas. Un ejemplo de mina interior es el Pozo Mª Luisa en Asturias.
Porque lo que os he contado, parece que todas las minas son bastante dañinas. Esta claro que la explotación de los Recursos Minerales implica un consumo de unos Recursos que son agotables. Pero también hay que darse cuenta que con su uso hemos construido todo lo que tenemos hoy en día. Casas, coches, teléfonos, ordenadores... es algo que nos parece tan habitual en nuestras vidas que no podríamos prescindir de ellos.
Las minas son necesarias. Hoy en día, y con la legislación actual, podemos respirar algo más tranquilo ya que la restauración de una obra minera es una obligación que se adquiere con los derechos de explotación de la misma. Aunque también es cierto que no siempre se cumple.
Clasificación de depósitos

Existen varios conceptos para clasificar los depósitos minerales. Todos estos conceptos tienen ventajas y desventajas. No hay ninguna clasificación completamente satisfactoria. En general clasificaciones tienen que ser aplicable, con base científica y útil. El objetivo de clasificar es ordenar elementos en grupos. Lamentablemente los depósitos minerales muchas veces no cumplen solo un criterio, cumplen dos o tres, que provoca problemas fuertes en una clasificación.
a) Clasificación por ambiente de formación: En este tipo de clasificación los ambientes geológicos donde de formó un yacimiento definen el grupo. Por ejemplo: Sedimentario, Magmático y metamórfico. Además hay que agregar sub-facies como hidrotermal, intramagmatico.
El problema de esta clasificación es que muchos depósitos se formaron en varias etapas con diferentes factores. Existen fases de distintos tipos de enriquecimientos. Lo otro es que casi siempre una mineralización se forma por un conjunto de factores, que no necesariamente dependen del mismo ambiente. Por ejemplo un yacimiento vetiforme depende mucho de la roca de caja.

b) Clasificación por forma o simetría del yacimiento: La simetría o la forma de un depósito da grupos bien definidos de diferentes yacimientos. El listado muestra una separación relativamente perfecta entre los grupos. Los métodos de explotación dependen mucho de la forma del yacimiento. Grupos como concordante, discordante, regular, irregular definen bastante exacto una situación. La critica es por primero existen también simetrías no tan claras ("semi-irregular"; "casi concordante"), por otro este clasificación es poco científica. La forma de un yacimiento es como una característica secundaria y no tiene automáticamente una relación con su mineralización. Pero como agrupamiento bastante lógico tiene algunas ventajas didácticas.

c) Clasificación por contenido en elementos químicos Posiblemente la manera más científica en agrupar diferentes depósitos. Los problemas son, que casi todos los yacimientos son polimetálicos, es decir más de un elemento químico con valor económico hay que tomar en consideración. Además el mismo yacimiento puede cambiarse del grupo de acuerdo de los elementos más importantes (Ejemplo: En un rincón es un yacimiento Au-Ag, en el otro un yacimiento Ag-Au), simplemente depósitos son generalmente bastante heterogéneos. También muy inconveniente es el fenómeno que las mismas contenidos aparecen en facies o ambientes de formación bastante distintas. Al fin una clasificación por elementos químicos da como resultado un sin número de grupos, que no es muy útil en su uso. Existe además la diferenciación de yacimientos metalíferos y "no-metálicos". En la primera vista es bastante bien y útil. Pero geológicamente existen muchos yacimientos metálicos y no-metálicos que se forman en mismas condiciones.

¿Donde están los Geólogos en la minería?

Los Geólogos estamos presentes desde de el principio. Cuando la industria demanda un determinado material como cobre, hierro, aluminio, es entonces cuando se realiza la búsqueda de los minerales que lo componen. Es donde entramos los geólogos para comenzar a realizar investigaciones donde se encuentran los minerales tomando datos de campo, utilizando fotografías aéreas y bibliografía. De esta manera, se obtienen los mapas geológicos donde se muestran las distintas rocas existentes.
Con estos mapas podemos hallar los mapas geológicos que nos ayudan a encontrar los yacimientos. Una vez localizado el yacimiento, el geólogo indica la mejor forma a los Ingenieros de Minas del diseño de la mina. Además da información en todo momento de la ley de los metales que se extrae, dato muy importante para la separación de la ganga de los elementos que nos interesan.
Una vez finalizada la explotación de la mina, hay que realizar una labor de restauración de la misma de tal forma, que se asemeje lo máximo a su estado original. Los geólogos en este punto, con sus conocimientos de geomorfología, pueden por ejemplo, ayudar a minimizar la erosión en sus puntos o saber si el agua contaminada de la mina puede afectar a los pozos de agua de la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada